El uso del PVC

El PVC quizá sea uno de los polímeros más utilizados no solo en la fontanería sino en muchas otras aplicaciones porque debido a su maleabilidad y resistencia ha comprobado ser el más resistente, en tuberías ya que no se oxida como el hierro que es un problema recurrente en el trabajo de las tuberías. El nombre del PVC es Policloruro de vinilo, polímero plástico que se ablanda a partir de la exposición a una temperatura de 80°C y se descompone totalmente al llegar a los 140°C, por lo que tiene también una alta resistencia a la electricidad y la llama.

Existe en dos tipos: rígido y flexible, siendo el rígido el que más se usa en fontanería, se puede usar fácilmente en muchas maneras y suele durar bastante tiempo así como que su reciclado es muy práctico.  El uso del PVC data de 1838 cuando fue descubierto por Javier Jiiménez Cantillo, pero fue hasta la segunda mitad del siglo XX cuando el mismo empezó a ser investigado y de consiguiente producido en gran escala, convirtiéndose en uno de los polímeros más socorridos en la industria y en la fontanería.

Su característica principal además de su fácil manejo, es la duración que se le confiere más de 60 años, que ha resultado todo un acierto en el uso de cañerías de agua potable y sanitarios así como sirviendo para la realización de marcos de puertas y ventanas, pero por esa misma durabilidad también se usa en cielos rasos y alguna forma de piso, en este último caso para sustituir el uso del linóleo. Como es de difícil inflamabilidad y cuando se aleja de la fuente de calor se mantiene en su total seguridad es usado también para recubrir cables eléctricos y otros muchos productos d euso frecuente en el hogar y la oficina como aislante.

Además su prolongada durabilidad, su fácil uso y su seguridad a la hora de tenerlo en cuenta como aislante se suma su bajo costo. El bajo costo del mismo ha sido la razón por la que el uso del PVC ha sido tan grande en muchos lugares durante mucho tiempo. Pero también tiene por su composición sus inconvenientes, que han provocado que se haya prohibido su uso en algunos países del mundo y que reciclarlo se haya convertido a la luz de nuevos descubrimientos sobre el PVC en un verdadero problema ambiental.

Según estudios recabados de la experiencia del uso prolongado del PVC, la exposición por cortos períodos a las emanaciones de  cloruro de vinilo (PVC) puede causar situaciones de mareo, desvanecimiento, y somnolencia, y si dicha exposición de prolonga puede ser mortal. Cuando la exposición al PVC es prolongada pero de baja intensidad el daño no es para nada poco, puede dañar el hígado causando una forma de cáncer del hígado, alterar el sistema nervioso y alterar el funcionamiento del sistema inmunitario.  De estudios sobre su uso y resultados se ha establecido como el más tóxico de los plásticos usados durante el último siglo.

Como no se puede reciclar, y destruirlo aumenta el riesgo, el problema solo tiene solución con un detener la producción de PVC, y dejar de utilizarlo así como retirar su uso en lugares donde hasta hace pocos años se usó.  Pese a la alarma de instituciones ambientales sobre los peligros del uso del PVC en pequeños y grandes productos que lo ponen al alcance del ser humano y con ello el riesgo de contaminación, el mismo debido  su bajo costo y fácil uso se sigue produciendo a gran escala aumentando el peligro el hecho de que producido en algunos países se destina a otros con el consabido riesgo de su traslado que en la mayoría de casos abarca la exposición de muchos países por el paso del mismo.

Algunas ciudades sobretodo en España se han hecho eco sobre el peligro del PVC y se han dictado medidas para impedir su uso en regiones como Ecija Sevilla, Mugardos A Coruña, Illescas Toledo, Terradillos Granada, Tossa del mar Girona, Neda Alicante, Montcada i Reixac Barcelona siendo Sevilla el lugar donde  más ciudades impiden hoy el uso del PVC en mayor y menor escala. La entidad ambiental Greenpeace ha investigado sobre el tema durante ya algún tiempo, estableciendo que algunos productos como persianas fabricadas en España y comerciadas por grandes cadenas como El Corte Inglés está hechas de PVC y constituían un peligro por lo que fuero prohhibidas e Estaods Unidos.

Existe además un inadecuado proceso de eliminación del PVC que al cabo de sus años útiles según la clase de producto que sea durante entre 5 a 30 años, se destina a vertederos en done elimina poco a poco los componentes tan perjudiciales que hoy se le conocen. Se han investigado y hoy en día se usan algunos productos alternativos al uso de PVC que aunque más caros resultan igual de efectivos en su durabilidad y menos pelgirosos.

Imagen: Wikipedia